• Susan Pick

Adpota el "wabi sabi": ¡la belleza de la imperfección!


Adpota el "wabi sabi": ¡la belleza de la imperfección!


Con mucha frecuencia y facilidad, buscamos y encontramos imperfecciones en nosotros mismos. No me gusta tener las piernas tan flacas, quiero tener más pelo, me choca no ser bueno para las matemáticas, quiero la piel más morena o tal vez… más suave, me encantaría cantar más bonito.

Existe un término en japonés, difícil de traducir que puede sernos muy útil cada día de nuestras vidas: wabi sabi. Se refiere a la belleza que consigo trae la imperfección. Es esta una corriente de lo estético y de la comprensión del mundo. Incluye características tales como asimetrías, crudezas, rudezas, modestia, autentiticidad, agudeza, imprecisiones e ingenuidades. Nos invita a apreciar la imperfección y la impermanencia; la suavidad y la dureza; lo diferente y lo semejante; en pocas palabras… a aceptar la unicidad de cada ser humano.

Así por ejemplo al integrar wabi sabi en nuestra vida nos invitaría a agradecer y apreciar el ciclo de la vida en su totalidad: nacimiento, crecimiento y muerte. Nos ayuda a apreciar lo que algunos podrían ver como fallas incluyendo ejemplos de patrones de conductas, caprichos de la personalidad de cada quien y formas físicas únicas. Podemos incluir pelo de formas y colores diferentes a los de la mayoría, arrugas, paso lento al caminar, cicatrices, lectura pausada, tartamudez, asperezas de la piel, traumas de desarrollo o incapacidad de entretenernos solos.

Integrar la visión de wabi sabi en nuestras vidas y en la de nuestros hijos puede ser una bellísima forma de pintar fuera de la raya para querernos y apreciarnos más.

Integrar la visión de wabi sabi en nuestras vidas y en la de nuestros hijos puede ser una bellísima forma de pintar fuera de la raya para querernos y apreciarnos más. Al integrar todo lo que somos en un hermoso y único paquete podemos querernos mucho más y juzgarnos mucho menos. Apreciar el paquete completo es un paquetazo… un regalazo. Es así como el señor que tiene algo de sobre peso puede integrar y disfrutar el paquete completo de ser gordo, cantar bien, tener un pie más corto que el otro, ser empático y cariñoso o también lo puede hacer aquella mujer muy alta, de bello pelo rubio y chino, escasas cejas, torpeza física y social y capacidad analítica, o el señor lleno de vida y sentido del humor, que es un amigo leal, que cojea, es inseguro y tiene poco pelo.

Los invito a ver hacia dentro de cada uno de nosotros e incorporar la filosofía wabi sabi en sus vidas… y pensándolo… podríamos aplicarlo también en nuestras relaciones con los demás: si dejamos de juzgar a los demás, de verlos desde nuestro sesgado y muy particular punto de vista podemos apreciar mucho más el paquete completo del vecino, la amiga, la tía, la suegra y el papá.



398 views0 comments

Recent Posts

See All