• Susan Pick

Educar con amor, no con control


Muchas personas confunden disciplina con control. Por ello y por una serie de inseguridades, les imponen control a sus hijos (muchas veces sin darse siquiera cuenta). Te invito a PINTAR FUERA DE LA RAYA educando con amor y disciplina; enseñándoles a tomar sus propias decisiones con base en información y así poder ser personas responsables (que es muyyyyy diferente a personas simplemente obedientes).


Muchas personas creen que su obligación es controlar al niño, presionarlo a hacer las cosas de ciertas maneras acordes con las necesidades valores o sueños del adulto. “En esta casa todos hemos sido abogados desde hace años”, “si te vas de viaje conmigo te compro esa colección de libros que te deseas”, “No le digas a tu papá que te compre todos esos dulces… es secreto entre tú y yo”.


No es cosa nuestra estar controlando a nuestros hijos, presionandolos a que estén bajo nuestro yugo, es fundamental no utilizar la pena, la culpa ni el miedo para que hagan lo que queremos, para presionarlos a quedar bien con nosotros o con personas importantes para nosotros.

Pienso en ejemplos tales como una mujer que vive en el agobio porque su hija no quiere hijos, otra que está desesperada porque su hijo prefirió irse de la casa antes que dejarse presionar a trabajar con el padre y otro que llora todo el día porque sus hijos de fueron a vivir fuera y no se lo llevaron a vivir con ellos.


Es clave enseñarles a nuestros hijos a decidir por sí mismos y a valerse por sí mismos.

Es clave enseñarles a nuestros hijos a decidir por sí mismos y a valerse por sí mismos. No es asunto nuestro tratar de controlarlos ni manipularlos para que cubran nuestros deseos y necesidades. Contrario a las creencias de muchos, no es nuestra responsabilidad controlar a los hijos. El control no funciona. Es la disciplina y el amor lo que llevan a resultados de lograr personas libres, responsables, capaces de dar y recibir amor, capaces de decidir de manera libre, autónoma e informada.


Es muy importante PINTAR FUERA DE LA RAYA para facilitarles a nuestros hijos sus propias trayectorias de vida al tiempo que nosotros tenemos las nuestras. No se trata de tener control sobre ellos, sino de ser dueños de nuestro propio poder, de nuestra fuerza, de nuestras vidas, de nuestro control como personas que son padres de familia y no como padres de familia que se valen de ese rol para tratar de ser personas.

143 views0 comments

Recent Posts

See All