• Susan Pick

El (difícil) reto de comunicarse con claridad


Muchos de nosotros nos comunicamos en círculos; les damos vueltas a las cosas y también las entendemos haciéndonos bolas. Te invito a PINTAR FUERA DE LA RAYA comunicándote de manera asertiva, directa y clara... ¿quieres saber cómo?



Muchos de nosotros tenemos la costumbre de comunicarnos en círculos, de dejar abiertas las frases, de no dar detalles o de no contestar directamente o inmediatamente. Todas estas son formas de comunicarse de manera indirecta y sin compromiso. Al no ser claros y directos, es decir, al no usar lo que se conoce como “comunicación asertiva”, lo que estamos haciendo se presta a malos entendidos, a interpretaciones y/o a buscar alternativas de explicación ya que no se entiende lo que se dijo.


Al empezar las frases con “yo” tú estás tomando la responsabilidad de lo que estás diciendo. En cambio cuando empiezas las frases con “tú”, te estás desprendiendo de la responsabilidad y tratando de ponerla en la otra persona.

Las interpretaciones, la falta de claridad y la circularidad llevan a malos entendidos y a una amplia gama de problemas. Imagínate que estás tratando de entender a qué hora se verán tú y un amigo y él te dice cosas como: “qué bueno que nos vamos a ver en la tarde, ojalá se pueda, pero no estoy seguro, pero claro que sí… seguro en la tarde”. Parecería que hay buenos deseos, pero no hay compromiso de una hora exacta, ni siquiera de que realmente se vaya a dar la cita. Quien escucha puede interpretarlo en mil direcciones diferentes: “¡Qué emoción! Sí me quiere”. “Qué feo que no queda en hora”. “Seguro mañana me hablar y me decir la hora, yo igual me arreglo,” etc, etc, etc, etc.


Te invito a PINTAR FUERA DE LA RAYA tanto al hablar como al escuchar. Al hablar puedes lograr una comunicación asertiva (clara y directa) usando frases yo”: “Yo quiero…”, “yo necesito…”, “yo voy a…” seguidas por precisión en cuanto a lo que quieres o necesitas. Al empezar las frases con “yo” tú estás tomando la responsabilidad de lo que estás diciendo. En cambio cuando empiezas las frases con “tú”, te estás desprendiendo de la responsabilidad y tratando de ponerla en la otra persona.


Al escuchar, en vez de simplemente interpretar, es clave responder con frases tales como: “eso significa qué…” o “por favor dime con más precisión lo que buscas” o “no entendí, por favor explícame en detalle”.


A la hora de comunicarnos se nos presenta una estupenda oportunidad de dejar a un lado la pena o el miedo de hablar claramente y a la hora de escuchar, la oportunidad de exigirle a la otra persona claridad y precisión.


52 views0 comments

Recent Posts

See All