• Susan Pick

La disrupción en la escuela y en el trabajo

Updated: Sep 11, 2020


La disrupción en la escuela y en el trabajo


La escuela y el trabajo están cambiando... ¡MUCHO! Los empleos requieren cada vez más de personas capaces de analizar, pensar y resolver; no de repetir y obedecer. Por ello urge que la educación tanto en la casa como en la escuela sea una de PINTAR FUERA DE LA RAYA y se enfoque en habilidades, no en memorizar conceptos. ¿Estas lista para este cambio? Es un reto precioso.


El nuevo mundo va a ser uno en el que las bases para contratar y para administrar,  y por lo tanto para educar van a cambiar… ¡y muchoooooooooooo!


La tecnología va a ser cada vez más relevante y se va a desarrollar con mayor rapidez (por ejemplo más de 5 billones de personas tienen un celular, se desarrollan más de 570 nuevas páginas web cada minuto y más del 90% de la información que utilizamos hoy en día fue desarrollada en los últimos dos años). Asimismo la cantidad de información técnica se duplica cada dos años. Esto implica que para cuando los jóvenes que entran a la universidad llegan a su tercer año de estudios, la mitad de lo que aprendieron en su primer año ya estará fuera de uso.

Esto nos lleva a entender la importancia de desarrollar los currículos educativos y los esquemas de contratación para el trabajo con base en habilidades, más que de conocimientos. Es decir con base en capacidades de análisis crítico (que permitan comprender, crear y entender cuándo y cómo aplicar la disrupción), pensamiento crítico (para poder evaluar antes de decidir), toma de decisiones informada , autónoma y responsable (en lugar de obediencia ciega llevando a más cuestionamiento, mayor democracia y más descentralización en los mandos), comunicación asertiva (y no circular para ser claro, directo y al grano en lo que se pide, pregunta y responde; llevando a un esquema mucho más eficiente de gestión y dirección), aprender y reaprender (para ir al nuevo ritmo de cambio), aprender sin que haya interacción persona a persona ni cara a cara (implica un manejo diferente de la supervisión, de la expresión e identificación de emociones, saber leer silencios y ser mucho más independiente), entre otros.


Esto nos lleva a entender la importancia de desarrollar los currículos educativos y los esquemas de contratación para el trabajo con base en habilidades, más que de conocimientos.

Por otro lado tendremos que tener mejor y más extendido manejo de enfermedades mentales como depresión, estrés postraumático, miedo al rechazo, baja autoestima y ansiedad, los cuales tendremos que atender de modo práctico y muchas veces con poco apoyo presencial. Asimismo se tendrá que tener apoyo para ellos desde la escuela y a lo largo de toda la vida laboral. En este rubro hay enormes avances en nuevos medicamentos y tecnologías que están siendo probadas y en camino a ser aprobadas para su uso (incluyendo psicotrópicos). Su aceptación y aplicación también implicarán nuevas maneras de atender la enfermedad y lograr la salud mental.


Para lograr todo esto necesitamos PINTAR FUERA DE LA RAYA para que en la escuela nos faciliten habilidades, en el trabajo nos contraten con base en estas y que la supervisión que se realice en el campo laboral permita organizaciones más democráticas (con mayor participación de todos y menos estructuras verticales y menos jefes mandones que todo quieren centralizar).  Esto requiere, entre otras cosas, una estructura basada más en pensar fuera de la caja y en la confianza y mucho menos en la supervisión y control.


¿Te late?¿ Cuándo empiezas a prepararte?


190 views0 comments

Recent Posts

See All