• Susan Pick

Los niños y los dispositivos digitales




Los dispositivos digitales son parte de nuestra realidad. Cada vez dependemos más de ellos y nuestro tiempo de exposición se ha incrementado dramáticamente. ¿Qué pasa con los niños? ¿Qué tanto tiempo deberíamos permitirles jugar con el iPad cuando sabemos que pueden propiciar el aislamiento, el sedentarismo y la obesidad? ¿Habrá manera de PINTAR FUERA DE LA RAYA en un momento en donde el entorno los obliga a ser cada vez más digitales?


Cada vez con mayor frecuencia estamos viendo a nuestros hijos “clavados” en los iPads, celulares, computadoras y pantallas. Muchos de ellos están allí aprendiendo acerca de los animales, de diversos descubrimientos científicos y obras de arte,  de los deportes, de la historia y de muchos otros aspectos que les pueden abrir puertas a su desarrollo y crecimiento.  Muchos otros están dedicados a los juegos o a una serie de actividades que casi no les requieren pensar, simplemente absorber, simplemente repetir, simplemente recibir ciegamente sin mayor análisis, conciencia ó aportación de su parte.


A esto añádele que hoy en día una gran mayoría de los niños están recibiendo su educación en línea, contribuyendo así de manera significativa al número de horas pegados a una pantalla.

Sea cual sea el caso, se está viendo seriamente afectada la calidad y cantidad de interacciones cara a cara así como las oportunidades para expresar y compartir emociones. Se está viendo fuertemente limitada la comunicación de calidad en todas las áreas: familiar y social.


Se está viendo seriamente afectada la calidad y cantidad de interacciones cara a cara así como las oportunidades para expresar y compartir emociones. Se está viendo fuertemente limitada la comunicación de calidad en todas las áreas: familiar y social.

¿Qué podemos hacer? Empezar con los hijos desde que son pequeños poniéndoles límites de cantidad de tiempo y de tipo de actividad digital que los dejamos realizar y no permitirlo antes de que cumplan los tres años. Si ya llevan algún tiempo en ello, costará un poco más de trabajo y dedicación por parte de los padres lograr el cambio. Cambiar patrones de conducta existentes es más difícil que instrumentar patrones saludables desde un principio…. sí más difícil… pero para nada imposible.


Para poner reglas con el fin de reducir el tiempo que se está utilizan los medios digitales, lo primero es ofrecer una explicación a los niños de por qué se instrumentarán estas reglas y la clave para lograrlo será la constancia. Poner una regla y seguirla unos días sí y otros no, es aún más perjudicial que no poner reglas. En ese caso no solo no se reducirá la dedicación a las pantallas, sino que además se podrá perder respeto a seguir reglas y límites.


Ejemplos de reglas pueden ser: solo una hora al día o únicamente una horas de juegos y una de programas educativos, o tal vez solo tres horas el fin de semana.


Para realmente alejarte y alejar a tus hijos de los medios digitales es fundamental dar el ejemplo (imposible pedir que los niños se alejen de estos aparatos si tú estás pegado al teléfono ó la televisión), ofrecer acompañamiento (jugando con tu hijos, platicándoles, leyendo con ellos, resolviendo problemas de matemáticas, actividades de carpintería, pintura y deporte juntos) y tener a la mano actividades alternativas que ellos  puedan realizar por sí solos (libros, juegos de mesa, pelotas, cuerdas para saltar, papel, cartón, cartulinas, cajas vacías, plastilina, trozos de madera, crayolas….).


Te invito a atreverte a PINTAR FUERA DE LA RAYA haciendo la diferencia en la vida de tus hijos limitando su acceso a los medios digitales ofreciéndoles en su lugar oportunidades para interactuar sanamente contigo y con otras personas, para aprender y para divertirse de formas más completas, constructivas y saludables que los medios digitales.


376 views0 comments

Recent Posts

See All