• Susan Pick

Me doy las gracias a mí… ¡sí a mí!

Updated: Jun 28, 2020


Me doy las gracias a mí… ¡si a mí!


Estamos muy acostumbrados a darles las gracias a otras personas. Estamos acostumbrados a agradecer un regalo, una muestra de afecto, una atención, que nos hayan cuidado cuando estamos enfermos, abrazado cuando estábamos tristes o angustiados, contado un cuento, dado una felicitación, una comida o haber aprendido algo nuevo de otra persona.


Lo que no hacemos con mucha frecuencia, si es que alguna vez, es darnos la oportunidad de pintar fuera de la raya dándonos las gracias a nosotros mismos. Hacerlo en esta época de tanto cambio, incertidumbre y enfermedad, es especialmente importante. ¿Te das cuenta todo lo que te tienes que agradecer? La lista es enorme. A manera de ejemplo y porque nunca lo he hecho, lo voy a hacer para mí en esta ocasión. Espero que te sirva para de ejemplo para hacer algo semejante por ti y para ti.


Veamos:


Susan, gracias por todo el cuidado que te has dado… A nivel físico estás haciendo mucho ejercicio, encontrado meditaciones especiales para relajarte, lograste vencer el insomnio y ahora duermes muy bien. Gracias Susan. Susan, te agradezco también que eliminaste el azúcar de tu dieta.


¿Te das cuenta todo lo que te tienes que agradecer? La lista es enorme.

Querida Susan, te agradezco que te estés dando la oportunidad de llorar cuando te has sentido triste, de pedir ayuda y apoyo cuando has sentido que la necesitabas, que te has atrevido a poner límites a relaciones tóxicas… alejarte de personas negativas, de personas que te juzgan, que son agresivas (tanto por arriba como por debajo del agua). Susan, gracias por reír varias veces al día, aún a la luz de la oscuridad que en muchos momentos nos está rodeando. Qué bien que no te has enganchado en ver noticias más que unos minutos al día y que has logrado seguir creando. Susan, te agradezco que te das tus tiempos y espacios y que no te has enganchado con las presiones, ritmos y tiempos de otros.


Muchas gracias Susan por la paciencia que has tenido contigo y con los demás, mil gracias por todo lo que te has atrevido a aprender… nuevas tecnologías (¿no que eras malísima para esto?), nuevas recetas de cocina (¡cuando nunca antes habías cocinado!), ideas para darles clases de todo tipo de temas a tus nietos (¡que ya de por si se te da!) y diversas maneras de meditar (aceptando que es indispensable para estar en más en paz).


Susan, te felicito por tu empeño y perseverancia, Susan, te doy las gracias porque en esta época de muchas dificultades, como dijo alguna vez Dolly Parton, “has logrado como un árbol en una tormenta, crecer raíces más profundas”, has podido fortalecerte en muchos aspectos. Susan, te agradezco que te permitas ser tú y que te has dado el tiempo para reconocer y responder a tus motivaciones, valores, inseguridades y necesidades.


Gracias Susan. Te quiero.



1,111 views0 comments

Recent Posts

See All