• Susan Pick

Para nuestros hijos: ¡más formación y menos información!


Para formar hijos felices no basta la parte informativa. Claro, es importante que sepan sumar, multiplicar, escribir y expresarse con claridad, pero también que desarrollen habilidades para poder sobreponerse a los obstáculos que, inevitablemente, encontrarán en su camino. ¿Cómo puedes hacerlo? ¡PINTA FUERA DE LA RAYA al educarlos!


Para que a nuestros hijos les vaya bien en la vida no basta enseñarles a leer y escribir, a saber historia y biología, a sumar y restar. Esa es la parte informativa… la parte de una educación que les facilita conocimientos y habilidades acerca de temas tales como: sumar, multiplicar, dividir y restar, personajes centrales de la historia, los ríos y montañas de los diferentes países y continentes, el funcionamiento del cuerpo humano y de otros de organismos vivos. Todo ello muy importante, pero definitivamente no lo más central para su desarrollo.


Complementario a lo informativo está lo formativo. Es la parte de la educación que te dará los elementos necesarios para tu crecimiento y desarrollo como persona: como ser humano. Clave en este contexto están dos aspectos: las habilidades para la vida y la capacidad para sobreponerse a obstáculos psicosociales.


Dejar que la presión externa, que las creencias y expectativas sociales, que los temores y necesidades de control, celos, manipulación y envidias de otros dirijan nuestras vidas, hará que estas sean muy limitadas.

Las habilidades para la vida se dividen en sociales, cognitivas y emocionales. Las sociales incluyen aspectos tales como capacidad de mostrar empatía (ponerse en el lugar de la otra persona) y de comunicarse asertivamente (hablar de modo claro y directo en lugar de hacerlo de forma circular y poco comprometida) y capacidad  de solucionar conflictos; saber ceder y negociar; no tratando de salirse con la suya de todas por todas). Entre las habilidades cognitivas destaca la calidad de tomar decisiones de manera responsable, autónoma e informada (no solo saber obedecer, sino saber analizar las ventajas y desventajas de las diferentes opciones) y el pensamiento analítico (entender a fondo y no solo superficialmente). Y en las emocionales destaca conocer y manejar las diferentes emociones y sentimientos (ej: alegría, enojo, tristeza, agradecimiento).


Las principales barreras psicosociales que deberemos saber identificar, manejar y descartar cuando, con el fin de controlarnos, padres y madres de familia, abuelos, amistades, maestros y maestras y utilicen la presión social. A través de hacernos sentir temor, culpa o pena, muchas personas y sistemas políticos tratan de controlar nuestras decisiones y acciones haciendo que gran parte de nuestras vidas esté en manos de terceros, no de nosotros.


Dejar que la presión externa, que las creencias y expectativas sociales, que los temores y necesidades de control, celos, manipulación y envidias de otros dirijan nuestras vidas, hará que estas sean muy limitadas. Algo semejante sucede cuando manejamos nuestra vida utilizando los prejuicios y resentimientos hacia otros.


Formar y no solo informar definitivamente es una manera de PINTAR FUERA DE LA RAYA, pues no es lo que se acostumbra a pesar de ser clave. ¿Te quieres atrever a darle esta formación a tus hijos y de esta manera ayudarles a crecer como personas capaces y responsables en vez de obedientes y controladas?


313 views0 comments

Recent Posts

See All