• Susan Pick

Pinta fuera de la raya... ¿cómo tratamos a "los de-más"?


¿A ustedes les ha pasado?…

A) Estar en un restaurante y el de la mesa de junto le dice al mesero que es un inútil lento y/o desconsiderado (porque se tardó en traerle el postre y él tiene una junta MUY importante o porque la sopa no está hirviendo como a él le gusta… incluso añade: “así le gusta a la gente que tiene caché”).


B) Alguien (¡obvio, no tú!) se le adelanta en la cola de la papelería a un niño (“al fin que él es chiquito”, comenta la dama ¿será dama? Mmmhhhhhh…).


C) Tratar de manera autoritaria a alguien que consideras de menor nivel que tú (donde nivel se define de acuerdo a tus principios; estos pueden incluir color de piel, cómo usa los cubiertos, su forma de vestir, si tiene faltas de ortografía, qué tan viajado está, nivel educativo tipo de trabajo, religión, preferencia sexual).


D) En una boda o algún festejo pararse de la mesa sin dejarle propina al mesero (al fin que “segurito el de junto le deja” o “el que organizó el evento le paga” o bajo el pretexto “igual no fue tan bueno el servicio” o “me esperaba algo mejor”).


A mí me han pasado todas estas… ninguna me la saque de la manga… y varias más de una vez.

E) Darle 20 pesos de propina (o menos) al de la basura al mes (bajo la excusa que “al fin que el resto de la cuadra también le da”).


F) Gritarle al jardinero porque no plantó las plantas como tú querías (“Señora, pero usted me dijo que como yo considere”, “Pues sí, pero pensaba que sabias”… ¿o sea el jardinero debió leerle la mente a esta otra madame?).


G) No ver a los ojos a las personas cuando les respondes o pides algo (por ejemplo el señor que te empaca las cosas en el súper, la manicurista o quien te vende verduras o quesos en un camioncito).


H) No dar las gracias ni decir por favor (como para que, si tu… jajajaja… eres superior... jajajaja… a

tu suegra, al vecino, al trabajador, etc.).


I) Hablar en un idioma que sabes que no entiende la persona que tienes pegadita a ti… a pesar de que tú hablas su idioma (es su problema que él o ella no hable ese idioma).

A mí me han pasado todas estas… ninguna me la saque de la manga… y varias más de una vez. Antes me acercaba a quien había cometido la ofensa y trataba de explicarle… ¡caso perdido!


Ya dejé de hacerlo.


Por lo general son personas tan prendidas de sí mismas o tan inseguras o insensibles que no viene al caso. Desde hace muchos años lo que hago es acercarme al ofendido y preguntarle cómo se sintió, le explico las posibles inseguridades y falta de educación del ofensor, lo abrazo y le muestro conexión y empatía.

¿Y tú? ¿Dónde estas en todo esto?


234 views0 comments

Recent Posts

See All