• Susan Pick

Pinta fuera de la raya... cuidado con la sobreprotección

Updated: May 18, 2020



Hace como cinco años en Yo quiero yo puedo-IMIFAP, la ONG que empezó en el comedor de mi casa hace 35 años, invitamos a 100 escuelas privadas a platicar sobre el principal problema que enfrentaban con su alumnado. Yo pensaba que responderían “problemas con el alcohol” o “drogas” o “bullying”.


¡Pues no!


La respuesta del más del 90% fue “sobreprotección”. Les pedimos que nos dieran ejemplos. Les platico algunos:

1. Padres con temor a decirle “no” a sus hijos

La pongo en primer lugar por el impacto que tuvo en mí... neta no me la creía. Explicaban los psicólogos de las escuelas que muchos padres y madres de familia venían de hogares con una enorme carencia de disciplina y afecto. Hoy en día esos padres hacen todo para procurar ese afecto que tanta falta les hizo y les sigue haciendo. Ejemplos de esto son:

a) padres que les compran a sus hijos regalos como premio por hacer la tarea (en vez de entender que esa es responsabilidad de los niños, la cual no tiene porque premiarse externamente… el mejor premio del niño es la satisfacción de haber cumplido),


b) darles comida chatarra cada que lo solicitan (en vez de limitar este consumo y tolerar las caritas largas por ello… entendiendo que enseñar tolerancia a la frustración es un enorme regalo para los niños tanto a corto como a mediano y largo plazo).


c) Y que tal la de premiar haber recogido sus juguetes con dulces (en vez de entender que esa es otra responsabilidad del niño, además del gran daño que les hace el azúcar).

2. Padres con egos enormes.

Padres y madres de familia que tienen una enorme necesidad de reconocimiento. Llevan esta necesidad a todos lados: hablan principalmente de sí mismos, presumen logros (no todos necesariamente verdaderos) y hacen todo para que los hijos los admiren. Muchas de las actividades que realizan con ellos, se centran alrededor de sí mismos. Ejemplos que escuché fueron:


a) cuando les hace de comer, no simplemente sirve la comida sino que anuncia varias veces algo así como: “ya vieron que rica la comida que YO les hice”


b) peinar o maquillar a la mamá a cada rato pidiéndoles que le digan lo linda que quedo (no lo bien que ellos lo hicieron)


c) aplaudirle a papá cada que les trae algún juguete o ropa nueva (es decir esperando alabanzas de los hijos), vivir con un padre que se la vive presumiendo que es director de esto y presidente de aquello.

En estos hogares hay poco espacio para los sentimientos y motivaciones de los hijos. Es como vivir con un gigantesco elefante (el ego del padre o madre) y los demás solo se pueden mover si lo hacen con mucho cuidado “de puntitas” alrededor de este monstruo.

3. Niños que tienen a su disposición:

a) Choferes para que les compren lo que requieren en el instante que lo solicitan.


b) Empleadas domésticas que les reciben la mochila cuando bajan del camión de la escuela.


c) Adultos que los siguen vistiendo a los 8 y10 años de edad.


d) La contratación de asistentes que les ayuden con la tarea escolar.

Resolverle todo y darle todo sin límites a tu hijo no es una forma de pintar ni fuera ni dentro de la raya, tampoco es una forma de amar. Es simplemente una manera de truncar su crecimiento para asegurar seguir creciendo tu ego. Implica un total desconocimiento de ti mismo, así como una enorme ignorancia en torno a lo que son disciplina, castigo, límites, amor y el daño de la sobreprotección.

Te invito a reflexionar sobre como estas educando a tus hijos.





145 views0 comments

Recent Posts

See All