• Susan Pick

Pinta fuera de la raya: la desobediencia sabia

Updated: May 18, 2020




Un mensaje muy común es que responsabilidad es igual a obediencia.


El enfoque del libro Pinta fuera de la raya, del cual se desprende este blog, es que es justamente la libertad la que va de la mano con la responsabilidad; no la obediencia. Es cuando tenemos la formación e información necesaria para tomar decisiones de modo libre, autónomo e informado y para responder por sus consecuencias… sean positivas o negativas, que seremos responsables. Es la libertad, no la ciega obediencia la que nos permite estar suficientemente empoderados para conocernos, aceptarnos y responsabilizarnos por nuestras decisiones y acciones.

Hay algo que podemos llamar desobediencia sabia. Existe una tradición en muchas familias y grupos sociales de poner a la obediencia por encima de la capacidad de tomar decisiones. Saber cuándo obedecer es tan importante como saber cuándo no hacerlo. Así, por ejemplo, si sabemos tomar decisiones de modo informado, responsable y autónomo, seremos capaces de no obedecer si alguien nos acosa sexualmente, o si alguien que no nos late nos da una orden tipo “préstame dinero” o “dame un aventón”.

¿Qué significa toma de decisiones informadas, autónomas y responsables? Lo primero que necesitamos para tomar una decisión es tener la mayor cantidad y calidad de información fidedigna acerca de las diferentes opciones que tenemos.

A. Información fidedigna es la que podemos obtener de publicaciones científicas, de fuentes con información probada, no de revistas de lo social, ni de telenovelas, ni de la maestra de bordado, ni del chisme de la vecina ni de la marchanta de las flores.


Saber cuándo obedecer es tan importante como saber cuándo no hacerlo.

Con eso del coronavirus le pedí a personas en algunos chats que dejaran de dar información sacada de vete tú a saber donde… que por favor checaran sus fuentes… ¡No sabes cuántos se molestaron! “Pero si ya la doy con todo mi amor” (respuesta: “muchos de los peores errores se hacen en nombre del amor”); “Pero si me la mandaron de España (respuesta: “no seamos malinchistas”); y mi favorita: “Es que tú no me aprecias” (somos buenísimos tomándonos personales las cosas). ¡Ojo!

b. Toma de decisiones autónoma es la que somos capaces de tomar independientemente de lo que otros opinan… independientemente de la presión social. Esto no significa que mandas por un tubo a tus amigos y familiares (aunque a veces dan ganas), no quiere decir que no tomas en cuenta a los demás. Claro que los escuchas, claro que los tomas en cuenta… pero una vez escuchados tomas tu decisión. Y no se vale echarle la culpa al otro. Tú eres quien toma la decisión de únicamente escuchar al otro pero sin dejarte presionar por su punto de vista.

El otro día mi hija me convenció (o más bien… ¡me deje convencer!... ¡vamos entendiéndonos!) de ir a caminar a una hora que no me convenía… se me enredaron los cables del coco (es decir, se me hizo bolas el tejido… neuronal) y le eché la culpa de que no pude llegar a mi cita por ello… ¡nooooooo se vale!.

c. Toma de decisiones responsable se refiere a ser capaces de responder por las consecuencias, ya sean positivas o negativas de tu decisión. Así por ejemplo si te enfermas por salir a correr en la lluvia a 0 grados y sin suéter es por güey… nooooo… no es por eso… es porque disfrutas mucho la libertad que se siente correr al tiempo que estas dispuesto a responsabilizarte por la gripa que te dé. De igual modo si decides comprar un coche que gasta mucha gasolina porque te lo dieron a buen precio, pues disfrutaras mucho la ganga, pero tal vez sufras el costo de mantenerlo.

Valoremos tanto la obediencia como la desobediencia sabias; ninguna ciegamente.






53 views0 comments

Recent Posts

See All