• Susan Pick

Pinta fuera de la raya y ponle límites a la gente controladora


Pinta fuera de la raya y ponle límites a la gente controladora


Cómo duele convivir con personas que lo saben todo mejor que tú, que no son capaces de confiar en ti, que no pueden delegar ni en casa ni en el trabajo… que sufren de soberbia e inseguridad, con poca empatía, y muy baja consideración por los demás. Son personas que se hacen mucho daño a sí mismas y a quienes los rodeamos.

Todos hemos tenido un jefe que no escucha, para quien lo que hacemos jamás es suficientemente bueno, el que todo lo sabe mejor; una suegra que se mete en nuestra casa para hacernos ver que no cocinamos bien y que nuestra limpieza no es adecuada, una madre que siente la obligación de ayudarle con la tarea a su hijo porque no considera que él la pueda sacar adelante correctamente, una nuera que no deja que sus hijos estén con la abuela sin que ella esté presente, una patrona convencida de que la empleada doméstica le roba y es más tonta que ella, un hijo dedicado a hacerle ver a su padre que todo lo hace mal; un marido que menosprecia la actividad profesional de su pareja. En fin, podría dar cientos de ejemplos.


No temas hacerlo… más bien ten miedo a seguir tolerando el control… es muy probable que se vuelva intolerable.

El concepto de pintar fuera de la raya le es ajeno a estas personas (muchas veces solo pintan dentro de su cuadrito... dentro del cuadrito que sienten que pueden controlar); se les dificulta. La esencia misma de Pinta fuera de la raya implica libertad de pensamiento y acción, respeto a las diferencias, empatía… todo ello contrario al control. La sobreprotección de la que hablábamos hace unos días es un excelente ejemplo de control y del daño que este hace.

Muchas veces estas personas con tal que se haga lo que les a ellos les interesa y en vez de procurar lo mejor posible para todas las partes, discuten de modo tal que ellos ganen la discusión. Eso es lo que a ellos y su hambre de control les importa. Son seres que con gran facilidad manipulan, mienten y presionan. La buena (mala noticia) es que el control tarde o temprano se sale de sus manos y lleva a problemas de disciplina, límites y capacidad de amar.

Si vives o convives con un controlito, este mensaje te puede ayudar a reflexionar, a pintar tu raya, a poner límites. Entre antes pongas límites más fácil será la convivencia… pasará por momentos difíciles pero luego vendrá la calma.

No temas hacerlo… más bien ten miedo a seguir tolerando el control… es muy probable que se vuelva intolerable. Es un alivio enorme poner límites… es como salir de una olla de presión y poder exclamar: “¡Soy libre… qué rico!”.



4,520 views0 comments

Recent Posts

See All