• Susan Pick

¿Qué hacer cuando los niños dicen mentiras?



¿Cómo saber si un niño miente? Y más que eso: ¿cómo saber qué es lo que lo lleva a hacerlo? ¿Cómo puedes ayudarle a entender las implicaciones que tiene? Estos consejos te ayudarán a PINTAR FUERA DE LA RAYA para darle a tu pequeño las herramientas que necesita para poder decirte siempre la verdad.


¡Cuánto nos saca de quicio cuando nuestro hijo nos miente! Puede ser una mentira pequeña, de si se lavó los dientes, o puede ser más grave. Cual sea el tamaño, nos causa la duda de si está mintiendo o no, y cómo reaccionar.


¿Cómo saber si un niño está mintiendo? Algunos indicadores son: no te ve a los ojos, respira  aceleradamente, traga mucho, se toca mucho, habla con pausas excesivas.


Hay muchas razones por las que los niños mienten. Es muy importante entender qué hay detrás de la mentira y de ocultar la verdad o parte de esta. Muchas veces no puede considerarse como mentira algo que dice un niño. Por ejemplo, cuando está imaginando algo (por ejemplo que es un fantasma que vuela entre las nubes, que lo vino a visitar una hada, que se convirtió en un cohete).


Puedes explicarle que cuando uno miente ya no se puede confiar en él y que mentir es como hacer trampa. La gente se queda triste, a nadie le gusta que le mientan ni que le digan medias verdades.

En el caso que sea una mentira (y no un juego imaginario) causada por alguna inseguridad, miedo o necesidad de presumir, es clave explicarle al niño importancia de siempre hablar con la verdad. Puedes explicarle que cuando uno miente ya no se puede confiar en él y que mentir es como hacer trampa. La gente se queda triste, a nadie le gusta que le mientan ni que le digan medias verdades. No tiene sentido amenazar, castigar, gritar, o imponer. Los niños entienden con paciencia, explicaciones, empatía y a través del ejemplo propio del adulto.


Este último punto es clave: los niños aprenden mucho más del ejemplo que de lo que sus padres les dicen, sermones, o gritos y/o castigos. Una forma de enseñar a través del ejemplo es a través de montar breves obras de teatro con el uso de muñecos o títeres. Por ejemplo:


Mamá: ¿Dónde están mis llaves?

Niño: No sé

Mamá: Me urge irme. ¿No las escondiste?

Niño: No

Mamá: ¿Seguro?


La mamá en la obra descubre que el niño sí las escondió. Se sienta con él y le explica que mentir la lleva a no poder creerle. De ahí pueden platicar juntos qué consecuencias puede tener el no poder creerle a una persona lo que dice. Se puede añadir que no hay problema que haga alguna travesura divertida, pero nunca ocultar la verdad.


Te invito a pintar fuera de la raya aprendiendo a manejar el tema de la mentira con los niños, en lugar de castigar, gritar o hacer como si fuera lo aceptable o lo “normal”.



3,374 views0 comments

Recent Posts

See All