• Susan Pick

Quiérete a ti misma y no caigas en la trampa de las palabras lindas



Cuando no te quieres a ti misma es relativamente fácil caer en la trampa de las palabras lindas. Con tal de tener cerca a alguien que te haga sentir completa, puedes estar dispuesta a creer hasta en sus mentiras. PINTA FUERA DE LA RAYA para aprender a conocerte y a quererte a ti misma. Solo así estarás realmente completa.


Muchas estamos de pareja con “el rey de control”. Este reyecito precioso nos controla a través de usar lindas palabras, a través de mostrarse celoso o posesivo con nosotras, a través de pedirnos perdón mil veces o a través de prometernos que “ahora sí voy a cambiar” o “te aseguro que ahora sí todo va a ser diferente”.


Cuando tenemos un hueco por no conocernos y/o de falta de amor por nosotras mismas, cuando tenemos alguna inseguridad o alguna necesidad (por ejemplo material o de cariño o de estar acompañadas) con facilidad caemos (porque necesitamos o creemos que necesitamos) en la trampa de esas huecas palabras.


Negamos la realidad a favor de lo que nos suena lindo.

Con mucha frecuencia no nos damos cuenta que no son más que palabras. Somos vulnerables ante estas. Un “perdóname mi vida”, “te adoro mi cielo, “sin ti no puedo vivir” y pácatelas que caemos redondito. ¿Te ha pasado? Lo mismo puede suceder con buenas excusas, una caricia, un tonito lindo de voz y luego, luego aparece nuestra capacidad de negación porque nos la queremos creer. Negamos la realidad a favor de lo que nos suena lindo. Sabemos que es mentira, sabemos que es control, sabemos que es manipulación, pero ellos conocen nuestra ingenuidad o nuestra debilidad y saben exactamente qué queremos escuchar, ellos saben qué y cómo decírnoslo.


Cada quien puede aprender a PINTAR FUERA DE LA RAYA para hacer las cosas de un modo que sea congruente con lo que implica crecer y quererse. Cada persona puede aprender a dejar de darle tanta fuerza a las palabras, por más hermosas que se oigan. En su lugar, todos podemos aprender a valorar las conductas y no dejarnos llevar por meras palabras. No podemos controlar ni cambiar lo que la otra persona dice, pero definitivamente podemos aprender a elegir nuestras conductas y nuestro camino.

582 views0 comments

Recent Posts

See All