• Susan Pick

Tus miedos, la pornografía y tus hijos


Tus miedos, la pornografía y tus hijos

Tarde o temprano sucederá: tu hijo o hija tendrá acceso a algún contenido de naturaleza sexual explícito a través de algún medio digital. ¿Qué hacer? ¿Entrar en pánico? Es mejor PINTAR FUERA DE LA RAYA y anticiparte...


Una de las mayores preocupaciones de madres y padres de familia es el acceso que otras personas tienen a sus hijos y que sus hijos tienen a personas e información no deseada, en especial a través de medios digitales. Cada vez existen más canales de pornografía y un mayor número de maneras en las que este tipo de información le puede llegar a los niños. Es importante, en la medida de lo posible, tratar de bloquear el acceso a estos. Sin embargo, es aún más importante hablar sobre el tema con tus hijos. Seamos realistas… no podemos controlar el acceso a lo que hacen, ven o piensan nuestros hijos… es mucho mejor prepararlos para enfrentar diferentes situaciones difíciles y saber tomar decisiones de modo informado.


Muchas personas estarán pegando el grito al cielo: “¡cómo!”, “¡a qué edad!”, “¿qué les digo?”, “¡estás loca!”, “¡de eso no se habla!”, “¡no les quiero meter ideas a la cabeza!”. Es mucho más fácil de lo que creemos: la respuesta es PINTAR FUERA DE LA RAYA siendo claros y directos hablando con la verdad, en lugar de las tradicionales respuestas de hacernos patos, hacer como que no oímos, regañarlos, apenarlos o amenazarlos. Por ahí de los 8-12 años tal vez se da la oportunidad porque apareció una escena pornográfica en las redes o porque te preguntan algo o porque escucharon una conversación sobre el tema y te la comentan. En alguna de esas puedes aprovechar para hablar del tema. Si no se da la oportunidad de manera espontánea, pues tú la puedes buscar.


La explicación es simplemente hablar acerca del hecho que el cuerpo humano es bellísimo, así como lo es la expresión del cariño y del amor a través de besarse, tocarse y tener relaciones sexuales.

La explicación es simplemente hablar acerca del hecho que el cuerpo humano es bellísimo, así como lo es la expresión del cariño y del amor a través de besarse, tocarse y tener relaciones sexuales. Por otro lado, hay personas que no se dan cuenta de lo bello y natural que son estos actos y que tratan de mostrarse de modo no natural e inclusive vender fotos o videos no naturales. Otro punto que es relevante en este contexto es platicar con tus hijos acerca del hecho que hay personas que buscan convencer a niños de participar como actores en este tipo de películas y fotografías y que con tal fin les muestran este tipo de información y a cambio les prometen dinero, viajes, juguetes y otras cosas.


Puedes hacer un juego de roles con tus hijos en el cual alguien los llama o escribe diciéndoles algo así como “qué guapa eres”, “¿qué es lo que más te gusta?”, “dame tu teléfono (o tu dirección) para que te pueda mandar un regalito”. Y tu hijo o hija puede practicar contigo qué respuesta daría: colgar el teléfono, ignorar o decir “no me interesa”.


Te invito a no asustarte con el tema de la pornografía con tus hijos y en su lugar aprender a manejarla sana y directamente.


198 views0 comments

Recent Posts

See All